1917

Durante la Primera Guerra Mundial, dos jóvenes soldados británicos reciben una orden, aparentemente, imposible de ejecutar: en una carrera contra el reloj, deben infiltrarse en territorio enemigo para entregar un mensaje que podría salvar a miles de compañeros.